La amiga lo tomó de la mano y lo llevó a su habitación, con una mirada llena de determinación y un deseo irresistible de continuar hasta que él quedara completamente satisfecho